jueves, 14 de marzo de 2019

KIZKURGUNE ( ZALDIBAR)



En los restaurantes enclavados en entorno rural suelen practicar sin querer lo que se llama cocina km0 o slowfood. Vamos, que usan los productos locales porque es lo que tienen más a mano incluso a veces de auto producción.
En KIZKURGUNE la cocina km0 la practican a conciencia, enclavado en un polígono que agrupa a productores locales de alimentos, usar productos de la zona resulta obligado.
Junto al bar hay una tienda con productos locales de la que recomiendo especialmente los quesos.






Viendo el menú y la altura del año en la que estamos dude entre la crema de verduras o las alubias ( por eso del engorde), pero teniendo en cuenta que entrando la primavera desaparecen las alubias de los menús y que en Gipuzkoa son veganas, pues calleron unas alubias.
De segundo y viendo que todo el mundo pedía lo mismo, me incline por las costillas de basatxerri ( cerdo), aunque el hígado encebollado si es de confianza era una buena opción.
Las alubias como esperaba, sin sacramentos, enteras, tiernas y con el caldo perfecto, tan buenas como las de El Frontón de Tolosa ( cuando estaba abierto) y seguramente de un productor de la zona.



De segundo costilla, se nota que no es de un cerdo cualquiera, carne más oscura y sabrosa que la de los cedros industriales. El acompañamiento de arroz Bio de las Bardenas ( hasta el arroz es de aquí) muy bien cocinado, con mucho gusto.

De postre ” lo que menos engorde” como le dije a la simpática camarera, al final flan.
Si a todo lo anterior le añadimos que entra la sidra en el menú y que desde el comedor se ve un paisaje espectacular, podemos disfrutar de este pequeño lujo por solo 12 euros.

miércoles, 13 de febrero de 2019

SIGLO XVII ( TRAPAGA)




3,25 de la tarde, a la desesperada paro en Ugarte , el Restaurante siglo XVIII siempre me ha llamado la atención, ubicado en un caseron antiguo, todo piedra y madera, tal ve por eso el nombre del local. Pregunto en la barra si tienen menú ( fuera no veo ninguna referencia al tema), pues si tienen y aunque sea tarde está abierta la cocina.
Me preguntan si tomaré menú o carta. ! Menú, menú!. Pero cuando me leen los platos ( en ningún momento veo nada por escrito en que vea el menú ni el precio…) me temo que este menú me va a salir caro….
Elijo sopa de pescado y chuleta de vaca, poco echa… me incomoda bastante no saber lo que me van a cobrar, si ya se que lo puedo preguntar, pero a estas horas no voy a encontrar otro sitio abierto.
Cuando llego la sopa no puedo evitar pensar ( y casi digo) lo que dicen que decía mi querido y difundo padre ” del fondo y sin revolver” , no hizo falta, La sopa perfecta, densidad justa y sabor intenso, y el camarero se esmeró en servir suficientes almejas, gambas peladas y trozos de pescado, un poco de sustancia pero sin que estorben a la cuchara.
La chuleta correcta, si era de vaca, puede que fuera muy pequeña ( la vaca), bueno correcta si el menú está próximo a 20 euros, que no lo sé todavía… bien presentada, en su punto, aunque una vez vista me quede con las ganas de haber pedido carrillera al vino tinto, que si mantenían el nivel de la sopa habrían merecido la pena. Pero tal vez en una próxima ocasión, si es que el menú resulta de precio razonable…
De postre la opción más sana, fresas con zumo de naranja.
Ahora es cuando llega la cuenta y la decisión de si el Siglo XVIII va al blog o a la papelera…
Menú con cortado 21,50, valorándolo todo se merece ir al blog.
Un menú por encima de lo normal en la zona en cuanto a platos, presentacion y nivel de la cocina. No para todos los días pero si en ocasiones especiales.











miércoles, 6 de febrero de 2019

NAUTICO ( PORTUGALETE)

Un menú de 18 euros, veremos si merece la pena… comedor abierto, música de Enya, cristalera con vistas a El Abra ( encima hoy hace buen día), mesa con servilleta y mantel de tela de un blanco inmaculado, seguimos sumando puntos, servicio atento y rápido, bien.
Menú variado que me hace dudar entre las alubias blancas con pulpo y el arroz con cerdo iberico, de segundo morros con patas con la esperanza de que superen a los del GAONA, aunque el Bacalao también me tienta…
Un chupito de sopa de pescado para abrir boca, muy rico, me lo apunto por si vuelvo.
El arroz caldoso, que en este caso es un punto a favor, perfecto de cocción y con todo el sabor que le da el cerdo.
Ahora vienen los morros con callos, la prueba de fuego para ver si entra en el blog…. por el color la salsa promete, oscura y densa como buena ( salsa) vizcaína, todo ( pimiento) choricero y nada de tomate. Una vez probada un 10 para la salsa, invita a terminar con el castillo de pan y dejar el plato limpio, lástima de los morros y patas que estaban en trozos demasiado finos, bueno, que más que a morder invitaban a comer con cuchara, pero la salsa en la que unte un poco de pan me reconcilio con el plato.
La Macedonia muy buena, no era la de un menú del día normal, sino la que se espera a un menú de 18 euros, venía a ser una mezcla de Macedonia y compota, muy lograda.
Al final y valorando todo, este menú se merece ir al Blog y más teniendo en cuenta que en Portugalete la oferta de menús de cierto nivel es mínima.




















lunes, 4 de febrero de 2019

BODEGON GAONA ( VITORIA GASTEIZ)

Bodegón Gaona, un clásico Victoriano, comedor ” funcional” es decir espartano, mesas de madera del siglo pasado y bancos corridos.
El menú escrito en una pizarrita, en el escaparate y presidiendo el comedor. Como se ve casero,sin florituras. Las cocineras- camareras de mediados del siglo pasado te retrotraen a esa época en que el hombre llegaba a casa después del trabajo y la mujer le esperaba con la comida preparada, de esos tiempos ya no queda casi nada, bueno si, las viudas.
Entrando en materia y dado que
la temperatura exterior era de 6 grados pedí sin remordimientos las dos opciones más energéticas: garbanzos y callos ” gaona”.
De primero garbanzos con yemas, las de los dedos de la cocinera que me trajo un plato demasiado lleno y demasiado caliente. El contenido correcto tirando a bueno, el garbanzo no da para mucha literatura, tiernos y con buen sabor.
Luego vino el segundo, un plato de callos descomunal, un plato admirado por el cocinero David de JORGE y con razón. Los callos son el estómago troceado de la vaca y tienen que estar concienzudamente lavados y cocidos para que pierdan casi todo el sabor pero mantengan una textura firme pero sin resultar chiclosos. Una vez conseguida esta base, lo que aporta el sabor es la salsa, muy lograda, no es una vizcaína pero se le acerca, algo más ligera, con pimientos, tal vez tomate y pimientos y con un perfecto punto de picante de cayena. Un plato que invita a untar hasta dejarlo limpio.
De postre flan casero, nada que ver con los industriales, sencillo y perfecto.
Un cortao y palante, que todavía queda mucho que trabajar y como dice uno de los típicos azulejos que adornaban los bodegones ” Señor dame paciencia, pero dámela urgentemente”.
Esta entrada viene con pregunta ¿cuanto tarde en comer y escribir esto?

















martes, 29 de enero de 2019

LA FACULTAD ( MUSKIZ)



El antiguo matadero de Muskiz, un bonito edificio al borde del dio Barbadun ha sido reconvertido en restaurante, La Facultad supone la  recuperación por parte del Ayuntamiento de un edificio singular y su concesión a la Cooperativa Peñascal servirá para apoyar el gran trabajo de inserción laboral que en varios locales de hostelería desarrolla dicho grupo.


El restaurante cuenta con un amplio aparcamiento, una zona infantil de juegos y basará su oferta en un menú del día de calidad y asequible para los días laborables y una carta de productos de máxima calidad y menús especiales los fines de semana.


La Facultad supone una oportunidad de integración laboral para jóvenes que no tienen acceso a las escuelas de hostelería y en el que trabajarán en varias modalidades de contrato. Destacan los contratos duales que combinan la formación en Peñascal con el trabajo práctico en el restaurante.


Respecto a lo que como comensales más nos interesa, este coctel de formación de jóvenes trabajadores y la amplia experiencia del grupo Peñascal permite ofrecernos menos por un precio módico, productos de calidad y platos vistosos con toques de cocina creativa, vamos que en ningún menú de 10 euros no encontraras platos tan elaborados y vistosos.


El punto negativo, que al tratarse de un centro donde se trata de insertar a jóvenes la elaboración de los platos no es tan redonda como puede ser la de un cocinero con mucha experiencia, pero una cosa por otra, el conjunto, por 10 euros es más que recomendable.


No olvidar tampoco el servicio, también parte de la formación y en el que se nota la mano del grupo Peñascal a la hora de formar a jóvenes que en un futuro pueden estar en un restaurante de mayor nivel.


En resumen, después de un dia de playa o un paseo por el Barbadun un buen sitio para por 10 euros comer un menu diferente a lo que se espera por ese precio.












BASALBO BASERRIA ( GETXO)

Un menú de 25 más IVA, venga la casa por la ventana!! Después de una mañana chupando frío y humedad me lo he ganado.
El sitio elegante, el servicio rápido y la mesa convenientemente ” vestida” ya sólo falta que se coma bien.
Veo pasar un plato de bacalao dos salsas y me temo que esto no estará en el menú….
Aparece el camarero y me canta el menú, largo, muy largo, ocho primeros y ocho segundos, echo en falta que me lo den por escrito para poder pensármelo un poco ! Una impresora cuesta 30 euros, un poco más que el menú que me voy a zampar, que menos que un menú por escrito.
Pero bueno elijo las verdinas y el bacalao dos salsas que para mi alegria si está en el menú,  aunque por una décima de segundo dudo en pedir entrecot, pero por lo que vi pasar me quedo con el bacalao.
Las verdina son unas alubias típicas de Asturias, mas menudas que las fabes, más finas y de color verde claro, por lo que vi en el mercado de Cangas de Onis también más caras.
Estaban muuuy buenas, se deshacían en la boca, salsa densa con liguero sabor a las almejas que lo acompañaban.
Luego vino el bacalao dos salsas… doble prueba de fuego para decidir si el menú entraba en el Blog, ataco el bacalao a la vizcaína, bien! En su punto de sal y con una salsa fina y bien ligada ¿estará bueno el otro lomo? Pues también, un lomo grueso cubierto de pimientos confitados ( se deshacían en la boca) y un pilpil que invitaba a untar.
No sé si después de esto debería pedir postre, pero no me puedo resistir a una tarta Tatin, espero que la mayoría sea manzana pero no puedo autoengañarme respecto a las calorías innecesarias que seguro tiene la tarta. Merece la pena, la base de hojaldre Fina y crujiente, la manzana dulce sin resultar empalagosa, templada pero no excesivamente caliente.
He comido muy bien y salgo del restaurante con ganas de emular a Michel cuando marco en el mundial de México y celebro su tanto al grito de ” me lo merezcoooo”.
Me abrigo, fuera me espera la ciclogenesis explosiva que es como ahora llaman a los temporales de invierno.










BASALBO BASERRIA
MARTITURRI ESTARTA 18
Andar Mari Getxo
Tf: 944913491

lunes, 28 de enero de 2019

AZITAIN ( EIBAR)

Por regla general en las zonas rurales se come mejor que en las urbanas, mejores productos, comida más tradicional en negocios con más años de recorrido ” de toda la vida” en comparación con los de zonas urbanas con un ciclo de vida más corto y más dependientes de los vaivenes comerciales.
El caso de Azitain es el primero, un restaurante de toda la vida, comida tradicional pero situado en un núcleo urbano como Eibar, a escasos metros del peaje de la A-8.
Comí alubias ( más al estilo de Bizkaia que de GIPUZKOA) y bacalao al horno con pipeta da.
Poco que decir y todo bueno, tan bueno como la mejor versión que recuerde de dichos platos.
Postres caseros que según me cuenta ( recomendaron la tarta de queso) están a la altura del resto de platos pero que me abstuve después de lo que ya me había metido.
En resumen cocina Vasca tradicional, buen precio y en un local muy bien situado, si se va en coche.
En