martes, 2 de enero de 2018

ETXE ZURI ( OLABERRIA)



En un paisaje bucólico y pastoril (literal) se encuentra Etxe Zuria rodeado de huertas, manzanales y prados donde pastan las ovejas, de las que proceden las verduras, sidra y cuajada que degustémonos en el menú. Aquí, seguramente sin saberlo practican el SLOWFOOD, La Cocina Kilómetro 0 , que remedio, para dar un menú variado por 10 euros sidra incluida no queda otra que renunciar a los productos más sofisticados ( creo que aquí la quinoa se cría fatal)  y agarrarse a lo más próximo, muchas veces de producción propia. Productos de los alrededores, de temporada, frescos, orgánicos... bueno esto último no, tampoco hay que pasarse,  como me dijo un amigo " si en la huerta no hechas algo de química se lo comen todo los bichos". Que si, que sería mejor orgánica, pero para dar menús de 10 euros todos los días a mucha gente es imposible.


Con todo esto la cocina que aquí se practica es tradicional, lo mismo que podrías comer en casa, cuando en casa había una madre que cocinara claro. Además, dispone todos los días de menú de sidrería (Tortilla de bacalao, bacalao con pimiento, chuletón, y de postre Idiazabal con nueces y membrillo). Tanto en el caso del menú de 10e como en el de sidrería se dispone de la riquísima sidra que elaboran en la propia sidrería.


Comí acelgas con patatas, hígado encebollado y cuajada, de oveja por supuesto.


Las fotos lo dicen todo y no voy a entrar en disquisiciones gastronómicas sobre unos platos tan buenos como los que en nuestra infancia podíamos (aunque no los valorábamos) comer en casa.


ETXE ZURI SAGARDOTEGIA
Errekalde Auzoa S/N
202121 OLABERRIA
TF: 665726846







Añadir leyenda



lunes, 1 de enero de 2018

ANGELINES, ESPÉRANOS EN EL CIELO



El 4 de Enero de 2012 comencé este blog para homenajear a personas como Angelines de TABERNA ROJO en Artea. Personas que hacen de su trabajo un autentico servicio público, que disfrutan haciendo felices a los demás en un negocio tan esclavo como es la hostelería.


Hace unos meses coincide con su hermana en la farmacia de Artea. Le di recuerdos, no importaba mi nombre, era uno de los muchos que nos acordamos de Taberna Rojo y de cómo nos trataba Angelines y su hermana.


Desgraciadamente el 25 de diciembre, día de Navidad Angelines nos dejó. Su enorme corazón ceso de latir, pero no por ello nos olvidaremos de ella y Taberna Rojo.


Angelines subió al cielo, ¡que se preparen ahí arriba! Angelines lo va a convertir en una especie de Walhalla vasco en el que al son de los coros celestiales cantando bilbainadas se celebraran interminables cuchipandas. Me imagino a los Ángeles cantando “tenemos pollo asau, asau, asau con ensala-ada, buen menú, buen menú, buen menú señor” mientras circulan las interminables fuentes de garbanzos con sopa, alubiadas, carne con tomate y pimientos, lengua rebozada, callos con morros a la vizcaína y de postre inacabables fuentes de arroz con leche, natillas con su correspondiente galleta maría y al finan eternas partidas de mus.


 Ya debe estar enseñando a los Ángeles a jugar a la rana, preparar alubiadas " que no falte la morcilla de puerro ". Habrá puesto a grupos de Ángeles alrededor de barreños con pan rallado haciendo incontables croquetas de jamón.


 Pero habrá para todos, " San Pedro txiki dejo unas fuentes de huevos con mayonesa para los que viene de abajo, que algunos los pobres traen hambre acumulada” y ahí le deja a San Pedro en una mano los llaves del cielo y en otra una fuente de huevos con mayonesa y jamón, “mira, mientras esperan para entrar en el comedor que piquen unos huevos y que jueguen a la rana, es muy fácil, se trata de meter estas fichas metálicas por la boca de la rana”


 Angelines ya liberada del peso de la edad y los achaques correrá entre las largas mesas con manteles a cuadros " ¿está todo bueno? ¿quieres un poco más", dará indicaciones a los Ángeles, " para las copas dejar los vasos anchos con hielo y las botellas al lado y cada uno que se sirva lo que quiera". " a esa cazuela de bacalao en salsa verde estámpale unos cuantos huevos que así tiene más alimento"



¡Y que se prepare San Mames! " oye San Mames cariño, que esto está muy soso, consígueme unas fotos del Athletic para poner en el comedor" le dirá Angelines, " también de los jugadores y de las chicas, que ahora también hay equipo de chicas", " ah de Kepa no traigas que creo que esa foto nos va a sobrar".


 En fin, que desde el día 25 el mundo es un poco peor, pero en cambio el cielo ha mejorado bastante.

martes, 12 de diciembre de 2017

MI REINO POR UNA IMPRESORA



Por falta de un clavo se perdió una herradura,
por falta de una herradura, se perdió un caballo,
por falta de un caballo, se perdió una batalla,
por falta de una batalla, se perdió un reino,
y todo por falta de un clavo de herradura. 






Que viene a resumir la leyenda basada en la muerte de  Ricardo III, cuya derrota en la batalla de Bosworth, en 1485, fue inmortalizada por el célebre verso de Shakespeare, “¡Un caballo, un caballo! ¡Mi reino por un caballo!”  La moraleja a toda esta leyenda es que  las cosas hay que hacerlas a conciencia, sin dejar nada al azar, porque si no las consecuencias pueden ser catastróficas.



Todo esto viene a cuento de una "experiencia gastronómica" vivida recientemente que me lleva a pensar que la maquina más necesaria en un restaurante moderno es la impresora, me explicare.


Con motivo del puente salimos del País Vasco y en una ciudad de cuyo nombre no quiero acordarme ( no quiero dar pistas que identifiquen el local), nos recomendaron comer en un restaurante oriental, intente reservar pero me dijeron que los festivos no reservaban aunque si venia sobre las dos no tendría problemas- la verdad es que el personal fue muy amable- el problema fue que cuando abrimos la carta el camarero muy amablemente nos indicó que no había ningún plato que contuviera pollo, pato o atún ( no, no había ninguna cámara oculta), así que el típico sashimi ( en la carta pescado de cinco tipos fileteado crudo) no estaba disponible, aun así comimos muy bien, especialmente nos gustó la costilla a baja temperatura que es la especialidad de la casa.





Tan bien comimos que hoy antes de volver a casa decidimos darle una segunda oportunidad, la camarera muy atenta nos dejó la carta pero nos explicó que no habría ningún plato con atún ni pulpo y que además no había costillas. Yo no acostumbro a quejarme en los restaurantes, aunque tenga motivos, pero se ve que o bien mi cara expresaba el disgusto que tenia o bien sabían que escribía en un blog por lo que al poco tiempo apareció el chef para disculparse - en ningún momento me había quejado- vino a decir que la afluencia en el puente y después le había superado y que al trabajar con productos frescos y con suministradores seleccionados le había fallado el suministro de determinados productos, a lo que había que unir determinadas elaboraciones como la costilla a baja temperatura requería un cocinado a 73 grados durante 11 horas y que la demanda había superado su capacidad de elaborar dichos platos.


Dimos las explicaciones por buenas ( incluso aceptando pulpo como animal de compañía), prefiero que no me den atún a que sea congelado (que siempre está disponible).


Todo lo anterior me trae a la cabeza la leyenda de Ricardo III que parafraseando da título a la entrada de este blog. Si en lugar de una carta impresa (ya si es plastificada como en algunos sitios salgo corriendo) hubiera tenido una carta  con los platos que HOY tenia disponibles se habrían evitado gran parte de los problemas, mi sensación de disgusto inicial, la incomodidad de los camareros y las explicaciones del Chef. Es tan fácil como tener un ordenador y una impresora.


Como se suele decir " no hay una segunda ocasión de dar una primera impresión" y si abres la carta de un restaurante y te dicen que buena parte de los platos no están disponibles, la primera impresión será negativa.
Espero que por un detalle tan fácil de solucionar no acabara el chef cayendo de su caballo.






martes, 5 de diciembre de 2017

400.000 PAGINAS VISTAS ( mas 617)





No voy a emular a Michel cuando tras meter un gol en el mundial de México grito señalándose a si mismo " me lo merezco", pero bueno, algo abre hecho para llegar a las 400.000 páginas vistas en toda la trayectoria de este blog. Va a ser verdad que cuenta más la traspiración que la inspiración o lo que de forma más fina dijo cierto artista " que la inspiración te pille trabajando". El caso es que con más o menos acierto, muchas alubiadas ( por cierto, aunque parezca increíble esta palabra todavía no esta en el diccionario) , algo de literatura y constancia por toneladas he conseguido que se vean 400.000 páginas de lo que yo he escrito.


Este blog nació como un homenaje a Angelines el alma mater de Taberna Rojo, ese lugar mítico de Arratia en el que mientras esperabas para comer podías echar una partida a la rana dentro del local mientras te zampabas una docena de huevos con jamón y mayonesa " para que valláis quitando el hambre" como decía ella.


Siete años después y tras incontables menús entiendo que el objetivo se va cumpliendo, dar un modesto reconocimiento a aquellos locales que a mi entender hacen las cosas con trabajo, honestidad y buen hacer. Que saben ganarse la vida haciendo felices a los demás.
Muchas gracias también a todos aquellos que han contribuido a este numero de visitas, espero que alguno de mis consejos les resulte útiles.
A cambio del esfuerzo que me supone mantener este Blog solo pido mas comentarios, positivos, negativos, incluso sugerencias de sitios a visitar, no es difícil y se puede hacer de forma anónima por si alguien es tímido.
Mención especial a Oriol Asensio mi seguidor mas constante y bloguero de lujo, el responsable de, posiblemente, uno de los mejores blogs gastronómicos de toda la Peninsula Iberica DNDCOMER.


Nota: eran 400.000 cuando comencé a redactar esta entrada y la termino con 400.617, que pena de números redondos.










domingo, 3 de diciembre de 2017

ÑAM ( PORTUGALETE)

No toda la comida rapida es basura y viceversa. Normalmente entendemos comida rápida como una comida más informal, con menos exigencias gastronómicas pero que a cambio entre el momento de pedir y el servicio transcurre muy poco tiempo.
Aunque esto no siempre se cumple, los pinchos típicos de los bares vascos pueden ser incluso alta cocina y su consumo es casi inmediato. Por otr parte hay algunos de comida basura que ni tan siquiera son rápidos, además de lo complicado de que coincida lo que pides con lo que te sirven.
Por suerte también hay sitios como ÑAM en que el servicio es muy rápido, eficiente, agradable y además el nivel gastronómico es más que estimable.
ÑAM es una cadena de restaurantes establecidos en centros comerciales de Euskadi que ofrecen un menú muy amplio que mezcla platos tradicionales con otros más de moda ( el omnipresente tataki de atun),  21 opciones de primero, segundo y postre a un precio de 10. 
La carta es fija con algun plato que cambia diariamente.
Comi parrillada de verduras, chipirones a la plancha y helado de vainilla con zumo de naranja, que viene a set como un valenciano pero sin Gran Marnier.












MUSUME IZAKAYA ( BILBAO)

Para poder degustar comida japonesa no hace falta acabar con todos los atunes del mar, afortunadamente es más que eso, por mucho que esté de moda dicho pescado (o lo que nos metan en muchos casos). Tampoco hace falta ir a un restaurante regentado por un japonés,  ni a un chino reconvertido en japonés, en este caso el alma mater der restaurante es un chino reconvertido en bilbaíno (los de Bilbao nacemos donde queremos)  que hace  una buena cocina japonesa como es el caso de este nuevo local bilbaíno, el MUSUME IZAKAGA.


Dispone de carta (según me dice la camarera el precio medio es unos 30 euros), menú degustación de 45 euros para dos personas y también de un menú del día de 15, que es el que paso a describir. El Menú consta de  tres opciones cerradas, una de ellas vegetariana o tal vez vegana.


Opte por un aperitivo de ensalada de algas y rollito de Carne, segundo costillas a la brasa y arroz gohan y para terminar una sopa Miso “para asentar la comida” (caldo de ave con algas y tofu), el menú no incluía postre ni pan, lógico esto último al ser japonés.


No sé de cocina japonesa, pero la impresión fue muy buena, el arroz estaba un poco seco pero para eso (y para más) está la salsa de soja, la costilla de cerdo espectacular, bien cocinado por dentro pero a la vez muy jugosa.


La decoración del local y la cocina a la vista le daban un aire muy japonés,  el servicio muy atento. En conjunto una muy buena forma de aproximarse a la cocina japonesa.


Si esta entrada te ha parecido poco me permito recomendarte una mucho mejor del mismo local en el estupendo blog .Bilbao Mola