viernes, 21 de febrero de 2014

GARZIATEGI ( ASTIGARRAGA)

En un Blog sobre menús del día no podía faltar el - para mi gusto- menú vasco por antonomasia, el menú de sidrería. Si, ya se que no es el típico menú del día, no esta dentro del límite de 20 euros que yo me marque en este blog, pero bueno, ya que mis antepasados fabricaban sidra  hace cinco siglos en su caserío-lagar de Altzo, no podía faltar este menú tan especial.
La temporada de sidrerías empieza con el invierno y acaba en Semana Santa, estoy hablando de las sidrerías de verdad, las que fabrican su propia sidra y que durante un periodo de tiempo  abren sus puertas para que alrededor de las Kupelas ( barricas) pueda comerse el menú de sidrería a la vez que se prueban las distintas sidras que al grito de txotx !! va abriendo el responsable de la sidrería. 
Originariamente eran los propios comensales quienes se traían la comida y la sidrería aportaba la bebida que se podía consumir sin límite por un precio fijo, incluso la comida solía hacerse de pie alrededor de largas mesas que se compartían con otros comensales.
Actualmente esta todo mucho más " civilizado", no hablo de las seudo sidrerías que durante todo el año nos acercan "algo" del espíritu de las sidrerías, algunas con bastante dignidad, pero nunca con la finalidad originaria de las sidrerías que era probar los distintos tipo de sidra, no, de esas kupelas de pega que asoman por las paredes siempre saldrá la misma sidra.
pero a lo que vamos, aunque nuestra intención inicial era Petritegi, también en Astigarraga, resulta que entre semana son pocas las sidrerías que abren, por lo que en Petritegi nos recomendaron Gartziategi, que esta muy cerca, casi debajo del viaducto de la autovia.
Desde fuera, el aspecto no es muy cuidado, no es nada comercial sino que refleja un aspecto de auténtico, un sitio donde se ha fabricado sidra durante cientos de años. cuando entras dos preguntas: ¿cuantos? ¿de pie o sentados?, elegimos comer de pie, así cuando oíamos el mágico grito de Txoootx!! podíamos ir rápidamente a poner nuestro baso bajo el chorro que salía de la kupela. no nos preguntaron el menú porque era único: tortilla de bacalao, impresionante, jugosa, con un sabor que hizo que volará del plato ( sólo hay uno), después bacalao con pimientos, tajadas grandes, gruesas y jugosas, perfecto, después vino la carne, bueno aquí ya no tengo palabras, hay que probarla, por poner una pega, faltó el hueso, para mi la parte más sabrosa de la chuleta, de postre, como debe ser, queso ( buenísimo) membrillo y nueces.
Pero no me voy a olvidad de lo principal, de la sidra, probamos de unas diez diferentes, tanto de las kupelas, como directamente de los grandes depósitos de acero inoxidable en que se fabrica la sidra y si la primera me gusto ( muy suave ) a medida que iba probando más me gustaba la siguiente, acabamos con la que luego embotella Gartziategi y que venden en el propio caserío al módico precio de 9,5 la caja de seis botellas. 
Desgraciadamente como estaba tan agusto comiendo, se me olvidó mi vocación de Blogero gastronómico por lo que sólo hice dos fotos. 




EUSKALDUNA ( BERA)

Comer mal en Navarra es complicado, Pero cuando se entra en un local y no se tiene ninguna referencia puede pasar cualquier cosa. Para empezar el menú no era muy amplio, aunque resulta normal ya que en invierno no debe haber mucho movimiento por Ber,. tenía cierta prevención sobre el local ya que nunca había estado allí, para empezar la ensalada mixta muy buena, mixta de verdad  : aceitunas, huevo, tomate maíz zanahoria en tiras, lechuga, escarola, lombarda, bonito, espárrago y todo aliñado con mucho gusto. De segundo pedí jabalí estofado, tal vez muy arriesgado pretender que en un menú del día de 11 euros se pudiera comer un buen estofado de jabalí, pero afortunadamente me equivoque, nada más ponerme el plato sobre la mesa me llego el aroma de una salsa de vino tinto intensa, con cuerpo y con agradable sabor a caza, el jabalí, pesa a ser una carne muy magra resulto ser muy jugoso.
De postre opte por la cuajada, ¿sería ese postre lácteo de leche de vaca con polvos que en algunos sitios cuelan por cuajada? no, era de leche de oveja, como debe ser y además por el recipiente vi que era casera, estaba correcta, aunque con un sabor menos intenso del que a mi me gusta.
Respecto a la bebida pedí sidra, aunque no entraba en el menú, cuando pedí la cuenta, me tenía un pequeño sablazo por haber pedido la bebida fuera del menú, pero otra vez me equivoque, me cobraron el precio normal de 11 euros.
En definitiva, si se está por la zona una muy buena opción para comer en el centro de Bera y acertar.




lunes, 10 de febrero de 2014

MESÓN CHUCHI ( FUENMAYOR)

Comiendo por Euskadi.... o casi, porque Fuenmayor aunque muy cerca de Euskadi, esta en La Rioja, pero el Mesón Chuchi se merece una excepción. Además que al estar muy cerca de una entrada a la Autopista Vasco-aragonesa es un buen sitio para hacer una parada en un viaje largo.
Nada más entrar al comedor, podemos observar por una cristalera una parrilla y un horno que nos dan una idea de que nos vamos a encontrar en la carta, comida tradicional riojana, asados y carnes a la parrilla, todo con una cuidada presentación y con una materia prima de primera. Además, entre semana cuenta con un menú del día de 24 euros compuesto por platos de la carta, que es el que describiré a continuación. 
Eramos dos comensales, por un lado menestra de verduras y carpacio de buey con virutas de foie y parmesano, de postre sorbete de limón.
Por mi parte pochas, espectaculares, perfectas, tiernas y con un caldo sabroso y con el punto justo de sabor, acompañado por un plato con guindillas ( picantes) y alegrías riojanas ( extra picantes), de segundo bacalao a la Riojana, y de postre pastel de queso con helado y trufa, todo regado con agua y un crianza Dinastía Vivanco más que correcto.









miércoles, 5 de febrero de 2014

ESCUELA OFICIAL DE HOSTELERÍA ( GALDAKAO)

La clave de una buena experiencia gastronómica está en la harmonía de todos los factores que confluyen en ella, una buena cocina si no va acompañada de un buen servicio puede acabar en desastre, la temperatura del local, la música ( o el ruido), un mantel sucio o un pan duro, un camarero que no sabe los ingredientes de cada plato o un asiento incómodo. Cualquier factor que fallé puede arruinar una comida y de que eso no ocurra se encargan las escuelas de hostelería. 
Afortunadamente en Euskadi disponemos de muchas y algunas de ellas muy buenas,aunque las únicas oficiales dependientes del Gobierno Vasco son las de Leioa, Gamarra en Vitoria y Galdakao.
Esta vez visito el restaurante de la Escuela de Hostelería de GALDAKAO y la verdad es por los 13 euros que cuesta el menú del día, el servicio y la cocina fueron de un nivel muy superior. cuenta además con dos menús de 20 y 25 euros por encargo. 
Comí ensalada de alcachofas y langostinos con vinagreta de frutos secos, carrilleras estofadas al vino tinto y tarta tatin de reineta con helado y crujiente, surtido de panes ( muy rico el de frutos secos), agua y vino.