viernes, 29 de agosto de 2014

LA ISLA ( ISLANTILLA - LEPE)


Me había propuesto no escribir sobre mis peripecias gastronómicas durante este verano en Huelva y El Algarbe, en parte por desconectar del Blog y sobre todo porque no tienen mucha cabida en un Blog que hablé de menús del día y además de Euskadi.
Pero ya que me he puesto... daré el nombre de un local que se lo merece y por si sirve de pista para algún lector de este blog.
Pero antes una rápida referencia a la gastronomía de la zona, en resumen grandes productos y precios muy razonables. jamón ibérico ( el señor ahmon como me lo presento un camarero), gambas, marisco, pescados, ibéricos, adobo, frituras varias. Se puede encontrar gran calidad y pagando menos de 20 euros por comensal.
Por recomendar un sitio, por calidad, precio y profesionalidad citare La Isla en el Centro Comercial Islantilla de Lepe. Tiene un menú laaaago por 10 euros, muy buena calidad y un servicio súper profesional, siempre tiene cola, se coge un número como en las pescaderías y como el servicio es rápido y el comedor grande, enseguida te llega el turno. Mientras esperamos pasa el dueño con cuatro vasos de cerveza y sin más explicaciones nos los fue repartiendo entre los que esperábamos a ser atendidos, buen comienzo pensé.
Al poco tiempo nos llego el turno y nos atendió el hijo, un auténtico terremoto, ya un segundo antes de que posáramos el culo en la silla ya nos estaba preguntando con su acento de Huelva " ¿cariiiiiiño que va a bebeeeee?" y en dos minutos lo teníamos en la mesa, la cosa iba bien, ¿pero como sería la calidad? ¿ las colas serían sólo por el precio?.
Para no quedarnos con la duda, pasamos del menú y pedimos varias cosas para picar, como éramos cuatro, pedimos dos de salmorejo ( impresionante en sabor y textura), una de pasta a la carbonara y una de ensalada mixta. Luego para picar, una ración de jamón ibérico, una de gambas ( 18 u), media de adobo, que es cazón adobado y rebozado y media de cuerpos ( una especie de cangrejo de mar), una ración de tarta y bebidas, café con leche y chupito de orujo blano ( de macho como dijo el camarero). Todo de gran calidad, como se puede ver por las fotos. El servicio en todo momento rápido y atento a lo que necesitáramos y lo que también es interesante sin meternos ninguna prisa para que termináramos y dejáramos libre la mesa, como suele ocurrir en otros locales de menú y más con la cola que tenía.
Cuando terminamos le hicimos una seña al camarero ( el hijo del dueño) para que me cobrara, " pero bueeeeeno, os habéis jartao, eh!  ¿ habei comio bien?". Saltaba a la vista que si.
Entonces nos hizo la cuenta y ahí quedo aclarada una de nuestras dudas, no había tomado nota de los platos sino que los iba cantando a la cocina a medida que los pedíamos. El caso es que recordaba lo que habíamos pedido ( las dudas se las aclaramos nosotros), saco el bolígrafo y sobre el mantel de papel empezó a apuntar su particular cuenta: " vamo a veh, lo primero y la bebia como medio menú y luego lo otro, vale? en total 74 euros para los cuatro, con un jamón ibérico y unas gambas que nos hicieron  saltaban las lágrimas. 
Me habría gustado llevarme la cuenta de recuerdo, pero era todo el mantel.... me quede con la tarjeta.