miércoles, 1 de abril de 2015

LA KAROLA ( OLABEAGA-BILBAO)

Desde el muelle puede verse a lo lejos los restos de una barcaza de madera que se pudre en la orilla, supongo que no tendra ningun valor, aunque quien sabe, si lo hubieran encontrado en el fondo del mar, tal vez nos hubieran contado que era un pecio de incalculable significado histórico y habría terminado en un museo.
Pero la verdad es que el dia no esta para ver el paisaje, hace frio y un intenso sirimiri lo empapa todo, asi que me alejo de la orilla y entro en La Karola. Parece el tipico bar de un pueblo pesquero y aunque los años no han pasado en balde una renovacion un tanto eclectica le da al local un aire simpático. Los parroquianos todos hombres, todos de mediana edad, unos con aspecto de marineros, otros con buzo manchado de pintura, alguno con un aspecto algo mas formal, todos hablan en voz alta y de vez en cuando se escucha algun juramento, todo normal.
Me hacerco a la barra...
-¿ dais de comer?
- Estoy terminado unas alubias.
- Perfecto!
- En diez minutos estan preparadas, se disculpa. ¿ tienes prisa?
- Para nada!, mejor recien hechas pienso, aunque las alubias recalentadas tampoco estan nada mal.
-tomate algo y luego te llamo.

Al cabo de unos minutos vuelve la señora, " mira te explico, hay dos opciones, el plato del dia, que es un plato de alubias con un trozo de cada cosa ( costilla, chorizo, morcilla, tocino) por 5 euros, con eso te quedas bien eh! y ademas como estas solo... .Tenia que preguntarlo..¿ y la otra opcion?  " el menu alubiada, con crianza y todo lo demas por 15 euros. Le hago caso a la cocinera, una alubiada es para tomarla con calma y acompañado asi que como no es el caso opto por el plato del dia.
Mientras me tomo un verdejo el marido me dice desde la barrra, " cinco minutos" se ve que esta un poco apurado, no hay prisa le digo.
Siguen entrando clientes que saludan efusivamente al hombre de la barra, más gritos, algún juramento, todo normal. Deben tener encargada una alubiada porque en el comedor, frente a la barra, hay una mesa preparada para unos diez comensales, por cierto, veo una ensalada de tomate cebolla y bonito  y un plato de anchoas en salazon con una pinta impresionante, me recuerda al Grosly de Bilbao, materia prima de primera sin muchas florituras.
Cuando me llaman a comer me siento frente a un tremendo plato de alubias, como me dijo la cocinera tiene tocino, chorizo, morcilla y costilla, todo muy bueno - tal vez la costilla un poco tiesa- pero lo principal, las alubias, espectaculares, un caldo espeso, las alubias grandes, enteras y un sabor insuperable.
- ¿ que tal? me dice la cocinera al cabo de un rato, " si hubieran reposado cinco minutos estarian mejor, el caldo engorda mas ", no hacia falta que se disculpara, las alubias estan tremendas y como me dijo con el plato del dia era mas que suficiente.
La cocinera-camarera esta liada preparando la otra mesa, asi que me acerco a la barra a pagar, cuando me ve me dice que me siente "un poquito de postre tienes que tomar", me trae un plato con cuatro cuañas de queso manchego, muy rico. En total, con el rueda y un cortado 7,60 euros. Si puedo volvere, segun me dicen todos los viernes tiene alubias y el resto de dias por encargo.
Salgo del bar, sigue lloviendo y desde el muelle se ve la ria, revuelta y oscura, pero no estoy en ningun pueblito pesquero, estoy en Olabeaga, para situarnos, el barrio que se extiende entre San Mames y la Ria, a escasos 500 metros de la Gran Via de Bilbao.
Un lujo, pero por favor, si lees esto no se lo cuentes a nadie.






3 comentarios:

  1. Muy buena crónica,sigo este blog día a día,sigue así txapeldun

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias y si quieres hacer algún comentario, rectificación o lo que sea, se agradece.

    ResponderEliminar
  3. los del KAROLA son una pareja muy maja y si esto lo leen 60 o 70 personas pues algo les ayudara.

    ResponderEliminar