viernes, 18 de septiembre de 2015

RENE NO SEAS GUARRETE!



En este blog - salvo excepciones- solo hablo de restaurantes de menú del día y siempre en un tono positivo, los que no se merecen mi aprecio - la mayoría de los que visito- tampoco se merecen que pierda un minuto en ellos.


Pero hoy hare una excepción y ya que me pongo apuntare alto: el Noma del cocinero danés Rene Redzepi...! que se prepare! .Todo viene por una costumbre cada vez más expendida en los restaurantes que pretenden hacer cocina creativa o de autor y que la trasladan a la decoración y la sala  de sus locales, tomando de modelo sitios como Noma.  Leía hoy una información sobre dicho restaurante y en medio de incontables alabanzas hacia su cocina, que sin duda serán merecidos- no lo voy a poner yo en duda- aparecían frases como " Noma fue uno de los primeros locales en romper con el envaramiento de los restaurantes de lujo y estableció un estilo desenfadado en la sala, de donde desaparecieron formalidades y manteles" o cuando dice " es un local donde no hay manteles y los platos y cubiertos se apoyan sobre mesas de madera desnuda".


Vallamos por partes, ¿es necesario un estilo desenfadado en la sala? ¿Hace falta que la camarera te salude con un "hola chicos"? ¿Entre eso y "romper con el envaramiento de los restaurantes de lujo" no hay un término medio? y lo digo tanto por los que te cobran 200 euros como por los que te cobran 15. Porque se puede ser correcto y eficiente  y a la vez agradable y próximo, ejemplo tenemos en el personal de SALEGI de Itziar o el EME BE GARROTE  de Martin Berasategi en Donostia. Por no hablar de la vestimenta de los camareros, en algunos casos -que no citare- estudiadamente informal, cuando no directamente con ropa de calle.


Otro tema es cuando el "estilo desenfadado" no solo afecta a la decoración sino al mobiliario y resto de elementos. Vale que se lleve la decoración minimalista, que se intente imitar un estilo nórdico, para mi muchas veces triste y soso, pero ¿es necesario comer en una mesa propia de Ikea, con la madera a la vista y sobre ella los platos y cubiertos o con un poco de suerte sobre una esterilla en la que apenas se apoya el plato?


Seguramente será que me estoy haciendo mayor, pero poder apoyar los cubiertos, los platos - y las manos- sobre un mantel de un blanco inmaculado lo asocio con higiene. Poder limpiarme con una servilleta de tela me resulta más agradable, cómodo e higiénico que usar servilleta de papel, ejemplo de lo primero lo tenemos en PERRETXIKO de Vitoria-Gasteiz  o el KULIXKA de Zarautz. Aquí estos hablando de restaurantes de menú del día, aunque quien sabe si por " romper con el envaramiento de los restaurantes de lujo" no acabaremos viendo servilletas de papel - tal vez comestible- en restaurantes con estrellas Michelin. No por casualidad el sitio mas sucio de un avion, el que acumula mas germenes, no es el baño, ni los conductos del aire acondicionado sino la BANDEJA EXTENSIBLE  sobre la que se apoya la comida.


Ahora centrándome en el objeto de este blog que son los restaurantes de menú, tal vez se trate de imitar en todo a los restaurantes que marcan tendencia tipo Noma o tal vez se trate de ahorra unas perrillas, lavar un mantel y una servilleta cuesta más que usar unos de papel, aunque sean buenos, que en esto como en todo hay calidades. ¿Pero  cuando te cobran 15 o más euros no se puede pedir una mantelería que cuesta lavarla 20 o 25 céntimos?, cuando en muchos casos ni tan siquiera la tiene que comprar el restaurante sino que se la alquila la empresa de lavandería.


Y sin querer desviarme del tema ¿ qué es mejor comer con mantelería de tela y agua del grifo ( en Euskadi el agua del grifo me parece mas que correcta) o con un mantel y servilleta de papel y agua embotellada?


Por eso y en resumen, como seguramente le llegaran estas líneas, quiero decir lo siguiente: Rene no seas cochino, en tu próximo “proyecto gastronómico” pon manteles y servilletas de tela aunque sean con un estampado rompedor y da ejemplo a los demas. ! No seas guarro René!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario