viernes, 27 de noviembre de 2015

PERRO CHICO ( BILBAO)



El Perro Chico a muerto, Viva El Perro Chico!. Según se dice, el antiguo falleció al desaparecer las rentas antiguas, un local de postín, cocina de autor muy interesante y carta de precios ligeramente altos.
Con la renta renovada le sustituye el nuevo, cocina creativa-fusión, menú del día de 13,50, platos con una presentación muy cuidada y mesa con una presentación muy descuidada, la falta de mantel o algo similar no es higiénico, por mucho que se piense que presentar una mesa desnuda es algo moderno. Pero aparte de este detalle todo lo demás es positivo. Forma junto a DANDO LA BRASA, PESO NETO y AGAPE  un póquer de ases de la cocina creativa de Bilbao La Vieja y a precios muy razonables. Espero que estos restaurantes junto con varios locales  que se están abriendo como  MARZANA 16 o ZUBIBURU  contribuyan a una regeneración de la zona y conviertan a Bilbao la vieja en una pequeña Ribe Gauche a la bilbaína.


Por una vez hablare de cuatro platos, de primero ensalada de remolacha, queso feta y cítricos con vinagreta de mostaza suave y de segundo pescado del día que esta vez era merluza a la plancha. Por otro lado arroz con setas y algas y de segundo pollo de corral crujiente con polenta al parmesano.


La ensalada resulto ser una combinación muy agradable de sabores y texturas, la vinagreta-como prometía- era suave y servía para integrar perfectamente todos los ingredientes. El plato de arroz resultaba sorprendente por el intenso (brutal) sabor a mar que trasmitían las algas, como se ve en las fotos el grano estaba entero pero perfectamente hecho.


De segundo la merluza a la planta, presentación sencilla pero visualmente muy resultona, un trozo de lomo de merluza en su punto  junto con unas verduras a la plancha crujientes y una base de salsa verde que posiblemente tendría algas ya que tenía un intenso sabor a berberechos que ·"obligaba" a untar.


Por último el pollo, un plato contundente y sorprendente a la vez, se podía decir que maíz por partida triple: por el que había comido el pollo (si es que era de corral), por el de la polenta y finalmente por el maíz tostado molido que rebozaba las dos piezas de pollo y le daba un toque crujiente al conjunto.


EL PERRO CHICO
Aretxaga 2 (frente al puente de La Merced)
Tf: 946402665









No hay comentarios:

Publicar un comentario