lunes, 7 de diciembre de 2015

AIALA ESCUELA DE HOSTELERÍA( ZARAUTZ)



Este blog no tendría sentido sin las escuelas de hostelería de Euskadi, hablar de menús del día puede resultar interesante porque además de una cocina popular de fama mundial,  nuestro país cuenta con una cultura gastronómica inigualable y una preparación de sus profesionales reconocida en todo el mundo. Las escuelas de hostelería son la cantera de la que se nutre tanto los establecimientos de alta cocina como aquellos de precios más populares y que por 12-15 euros te pueden ofrecer un menú con toques de autor, donde se entrevé que detrás hay un cocinero con una sólida formación.


Por simplificar, en Euskadi convive todavía la cocina de la amama ( abuela), tradicional y pegada a las recetas de toda la vida, para entendernos la cocina de las cuatro salsas ( roja, blanca, verde y negra) y la cocina de su nieto, más técnica, innovadora y ligera,  la mayoría de las veces sin olvidar los orígenes, aunque en algunos casos con el peligro de confundir la cocina-fusión con la cocina-confusión.


Sabiduría técnica, imaginación y una mezcla perfecta de tradición y vanguardia, modernidad y valores que han hecho de la cocina vasca no solo un bien cultural sino también una industria puntera.


Pero volviendo a las escuelas, las tenemos de todo tipo, públicas, privadas, desde el nivel de  formación profesional hasta el universitario,  promovidas por un cocinero famoso, por organizaciones profesionales o por la Iglesia Católica. Casi  todas además - esto es lo que afecta a este blog- con un comedor abierto al público en el que ofrecen menús interesantes a precios muy razonables, aunque claro, con las irregularidades propias de cocineros en formación.


Aquí hemos hablado de varias:  ESCUELA OFICIAL DE HOSTELERIA DE GALDAKAO, CEBANC en Donostia o EGIBIDE en Vitoria-Gasteiz.


Hoy hablaremos de Aiala, la escuela de hostelería de la familia Arguiñano. Cuando hablamos de una escuela en la que detrás esta  Karlos Argiñano lo que esperas es comer rico rico y con fundamento: alta cocina, más elaborada que la que practica en televisión, pero a la vez no quedarte con hambre a base de mini raciones de las que casi no puedes saborear lo que había en el plato. En el restaurante Aiala no practican la cocina celular ( al menos no lo parece) y no te encontraras con esterificaciones nitrogenadas y espumas de humo.


Afortunadamente mis expectativas se cumplieron, un menú a elegir entre 4 primeros, 4 segundos y 4 postres en el que no se nota que detrás hay unos estudiantes ( por eso no abren hasta finales de Noviembre) y si una cocina rica y con fundamento. Alta cocina que no te deja con hambre y de la que sales con una sonrisa de satisfacción.


En un amplio comedor en que por una cristalera puedes ver la cocina- en la que estaba Eva Argiñano- pude degustar Gnochis artesanos de langostinos sobre crema de marisco y su salteado, espectacular el sabor de los langostinos y la crema de marisco, liebre rellena en su salsa con arroz cremoso de setas y espuma de boniato, la liebre con un potente sabor a caza, que contrastaba con el relleno de su propio hígado, la carne tierna y jugosa, estaba tan bueno que daba pena terminar el plato, de postre degustación de postres de la casa, un surtido de pastelitos y helados acompañados por un granizado de mojito. Mi acompañante pidió gnnochis, pollo de corral guisado en salsa de Jerez con patatas asadas y hongos, se notaba por el tamaño de los muslos y la tersura de la carne que era un pollo de corral, como era de esperar rico rico, para terminar Coulant tibio de chocolate con helado de limón.


Todo con vino de la casa y café por solo 20 euros.


Escuela de Hosteleria Aiara


Urdaneta Bidea 5   (la carretera que va a Orio desde Zarautz)


Tf: 943134600 (se recomienda reservar)











2 comentarios:

  1. ¡Oyeee! Me quedo con los ñoquis, pero más con la crema de marisco que los rodea. Buena pinta de todos los platos, del lugar y de la idea tras las escuelas.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que estaba buena la crema ! Más pan!

    ResponderEliminar