martes, 16 de febrero de 2016

HOTEL RESTAURANTE TORRE DE ZUMELTZEGI ( OÑATI)


Las casas torre son una construcción característica del medievo vasco y aunque nacen con vocación defensiva también tuvieron la otra función de amenazar o controlar las tierras y caminos que les rodeaban, eran el instrumento de los "parientes mayores" para decir "cuidado que aquí estamos nosotros y este es nuestro territorio". Un ejemplo es la Torre de Zumeltzegi en Oñate que olvidado ya su pasado guerrero se ha trasformado en un hotel-restaurante con indudable encanto, tanto por su contenido como por el paisaje que le rodea 


Normalmente cuando se empieza la crónica de un restaurante hablando del " marco incomparable" y no de lo que te ponen en el pato es que algo falla, pero para que una comida sea redonda hay una serie de factores- incluidos los sensoriales- que influyen además del simplemente gastronómico: unas vistas espectaculares, decoración cuidada, silencio en la sala -tal vez había música de fondo pero perfectamente integrada- servicio cercano pero muy profesional, detalles como las servilletas con la imagen del hotel bordadas... la parte gastronómica a la misma altura, comida tradicional, sabores perfectamente reconocibles, platos que no sorprenden pero tampoco defraudan. Un sitio ideal para comer acompañado y si tienes que alojarse por la zona un lugar perfecto, a un paso (literal) del centro de Olati) y rodeado de paisajes espectaculares.


En el restaurante disponen de carta, pero yo comí el menú de 19 euros, de primero tagliatelle con almejas y setas, de segundo entrecot a la parrilla con patatas y de postre pellas.


La pasta en su punto y con intenso olor y sabor a almejas y setas, un plato muy sencillo siempre que se sepa hacer bien. De segundo entrecot, tal vez un poco pasado de punto- aunque cometí el error de no decir como lo quería- aun así la carne tenía muy buen sabor y se notaba el toque de parrilla, las patatas estaban espectaculares, caseras claro, perfectamente fritas, crujientes y nada aceitosas.


Las pellas es como llaman en Oñati a la leche frita, me recordó las que comía en casa cuando era pequeño, muy ricas, recién fritas y con bien de canela.
Esta en el borde del casco viejo de Oñati, se distingue claramente si se mira desde el pueblo en direccion sur.
www.hoteltorrezumeltzegi.com







2 comentarios:

  1. ¡De las entradas más espectaculares que tienes! Será que tengo hambre, pero todos los platos son de mi gusto y esa pasta bien merece una mención especial. Tío qué buenos sitios (lástima que el tiempo.... jijijiji)

    ResponderEliminar
  2. Además un sitio muy chulo para alojarse, el paisaje de la ultima foto es el que se ve desde el aparcamiento del hotel. Además la camarera tenía el mismo "caracter" que la del Salegui.
    Y a un paso del Etxeberri de Urretxu.
    Vente para aquí, que solo llueve la mitad del año!!

    ResponderEliminar