lunes, 13 de marzo de 2017

URGORA ( TORRE)



Hay un viejo refrán que dice "el buen paño en el arca se vende", aunque claro, anterior a la era digital. Ahora, estés donde estés, si haces las cosas bien- o mal- enseguida estas en la "redes sociales" sometido al escrutinio de cualquier desaprensivo como yo. Digo esto porque difícilmente se puede situar un restaurante en un sitio más alejado de todo donde solo la casualidad y el trabajo me llevaron hasta Torre, lo que me hace pensar que si sigue abierto desde 2009 es porque lo están haciendo muy bien.


Una vez visto el entorno y comido en Urgora solo me queda apropiarme de la definición que encuentro en su  primorosa página web:


"El restaurante Urgora está situado en Torre, una pequeña aldea con encanto, del Condado de Treviño, en el entorno de la Montaña Alavesa.


Abrió sus puertas en el año 1996, en una casa de piedra de finales del siglo XIX, después de una cuidada restauración. Nos hemos esmerado por conservar la auténtica esencia de la casa, dándole al mismo tiempo un toque personal, para conseguir que quienes nos visitan disfruten con nosotros de un espacio agradable y acogedor.


Desde entonces venimos ofreciendo una cocina creativa con un claro aroma mediterráneo, respetuosa con los productos y sabores, muy atenta a lo que cada temporada ofrece y dando una enorme prioridad a la calidad del producto.


Trabajamos con pequeños productores principalmente del entorno, lo que nos ha asegurado durante estos años conseguir sorprender y satisfacer a quienes se sientan a nuestra mesa"

Dispone de un menú de invierno por 35 euros y otro del día de 15 euros, bebida aparte. el primero es más largo y con ingredientes un poco más selectos pero salvo eso todo lo demás es igual, lo que me permitió disfrutar por 15 euros de un buen menú con una mantelería, cubiertos y servicio de carta.


Comí ensalada con escabeche de pollo, escalope de merluza relleno de puerros y gambas, de postre pudin de brioche y chocolate. Aunque las fotos no le hacen justicia al menú, estaba todo muy rico, la ensalada templada, lo que se pide en estos casos, una combinación de texturas y sabores muy equilibrada. El pescado, podía ser un fisch and chips pero en versión alta cocina, sabroso y bien presentado.








No hay comentarios:

Publicar un comentario