domingo, 3 de junio de 2018

KUKO ( ORMAIZTEGI)



Producto, producto, producto y la buena mano de Iker Martínez en la cocina y Sandra Aparicio en el comedor. Una apuesta en principio arriesgada: un comedor pequeño (nueve mesas) en un local poco céntrico (más parece un txoko que un restaurante) y un menú de 25 euros, entre semana no hay carta y el contenido del menú lo marca el mercado. El resultado son platos tradicionales, cocinados con mimo y a los que el Chef aporta su toque de personal.


Un sitio que tanto vale para una cita romántica como para una comida de trabajo, sobre todo esto último, hay  grandes empresas en el entorno y KUKO es un sitio para quedar bien con  un cliente, lo mismo que ocurre a otra escala en el ETXEBERRI de Zumarraga.


Comí de primero chipirones con habitas y guisantes y de segundo cochinillo asado, en el postre me resistí a hojaldre con chocolate y otras preparaciones más calóricas y opté por un helado de avellana.


Del primero poco más que decir de lo que se ve en la foto, respeto al producto y una perfecta combinación de sabores y texturas.


Respecto al cochinillo, aunque la ración era generosa el animal tenía que ser minúsculo, viendo el grosor de las costillas más parecían de conejo que de cochinillo. El color mate de la piel puede llevar a engaño ya que la superficie estaba totalmente crujiente, sin llegar a estar demasiado tostado en ningún punto. El interior como mantequilla, suave y con una carne que se desprendía fácilmente de los huesos.


Sin dejar ningún detalle al azar incluso el postre, en su sencillez era uno de los mejores helados de avellana que nunca he comido.










2 comentarios:

  1. Pues veo los tres impecables, ¡¡bravo por la descripción y el hambre que me provocan!! ¿¿Como el Etxeberri, seguro ?? ;-)

    ResponderEliminar
  2. Diferente, el Etxebarri ( al que poor cierto ire mañana) es mas señorial, mas de camareras con delantal, pero los dos son un buen sitio para una comida de trabajo

    ResponderEliminar